Rezar el santo Rosario
English
Français
Español

Otras oraciones

La devoción de las tres Avemarías


Las 3 Avemarías 1 Les 3 Avemarías 2

Decía Jesús: «¿De qué servirá al hombre ganar todo el mundo si pierde su alma?...» Y esas palabras repetía San Ignacio de Loyola, recordando que el negocio más importante es el de alcanzar la eterna salvación.


¿Quieres salvarte?... Encomiéndate a la Virgen María, que es omnipotente suplicando a su Divino Hijo.


Pídele su protección como Madre, rezando «todos los días» TRES AVEMARIAS, recordando los privilegios con que la enriqueció la Santísima Trinidad (el poder que le otorgó Dios-Padre, la sabiduría que le comunicó Dios-Hijo, y la misericordia de que la colmó Dios-Espíritu Santo).


La Virgen Inmaculada prometió a Santa Matilde y a otros santos, que quien rece diariamente las TRES AVEMARIAS, tendrá su auxilio durante la vida y su especial asistencia a la hora de la muerte.


Por eso San Alfonso María de Ligorio recomendó con insistencia el rezo de las TRES AVEMARIAS, y San Leonardo de Puerto Mauricio predicó con fervor esta devoción, diciendo: «¡Oh, qué santa práctica de piedad! Este es un medio muy eficaz de asegurar vuestra salvación.»


Rezar así:


1a: ¡María, Madre mía, líbrame de caer en pecado mortal! Por el poder que te concedió el Padre Eterno.

Avemaría

2a: Por la sabiduría que te concedió el Hijo.

Avemaría

3a: Por el amor que te concedió el Espíritu Santo.

Avemaría

Gloria


Arriba